Testimonio 1
Las Leticias: un Milagro de Dios.

Siempre creí que mi nombre era "Leticia:, porque tanto a mi hermana como a mí, todos nos llamaban así: "Las Leticias".
Esto para mí no era raro, el no tener conciencia de mi nombre era como el no tener conciencia de mi vida entera.

Mi pequeño mundo se limitaba a un reducido espacio ya que los primeros años de mi infancia transcurrieron entre las tierrosas paredes de una cueva.

Nunca supe lo que era una cama, una mesa, una silla, yo no tuve una cuna donde me mecieran y tampoco me recuerdo en el regazo de mi madre.

Ella, mi madre, no hablaba bien, no hilaba una sola frase con la debida cordura, y junto con mi padre -los dos eran dementes-, bajaban de la cueva hacia el pueblo para traernos un poco de comida.

Estas ausencias me llenaban de terror, porque mis padres, para asegurarse de que no nos pasara nada, nos amarraban con una soga a mi hermana y a mí, y en ocasiones ellos tardaban una semana en volver.

Durante días que se hacían eternos y noches interminables llenas de angustia por el llanto de mi hermanita, permanecíamos acurrucadas en el mismo lugar, y si sentíamos hambre, comíamos todo lo que estaba a nuestro alcance, incluyendo nuestros propios desechos.

Mis padres volvían casi siempre con leños para calentar la cueva que aún en los meses de verano era fría, y con desperdicios de comida que recogían de los basureros. Esos momentos eran para mí felices, hurgaba entre los sacos que aunque sucios y desteñidos, encerraban un tesoro oculto que descubría poco a poco: tortillas duras, pan frío, tomates y chiles podridos, unos zapatos rotos, una falda de florecitas sin un botón, una blusa para mi hermanita, y con un poco de suerte, una estropeada muñeca.

Nunca celebramos los cumpleaños porque mi madre no sabía siquiera ni el año ni el día en que nació, tampoco sabía leer ni escribir, tanto ella como mi padre tenían dificultades para expresarse. Lo único que sé de su pasado es que nacieron en Colima y de allí vinieron a vivir a esta cueva donde nacimos mi hermana y yo.

La Providencia quiso que un día llegara a nuestra cueva una persona. Lo que vio la dejó pasmada pues el cuadro era para dejar sorprendido a cualquiera.

No es fácil imaginar que se pudiera vivir de esta manera, dos niñas atadas con una soga, sin vestidos, con los cuerpecitos desnutridos. Llenos de infecciones y granos, la cabeza con piojos, gateando en vez de caminar y que en vez de hablar emitían una serie de sonidos guturales.

Este retrato correspondía a dos niñas que representaban menos edad que la que tenían, esas niñas éramos mi hermana y yo: "Las Leticias"

Así, con mis siete años a cuestas, con mi hermanita de cinco y con un pasado muy triste, llegamos hace algunos años al Hogar Ortigosa.

Los especialistas nos deshauciaron, su diagnostico fué tajante: Problemas respiratorios, adenoiditis, dermatitis, ceborrea, bronquitis, parasitosis y desnutrición crónica aguda. En el plan mental, el diagnóstico era igualmente desalentador: Problemas de lenguaje, de articulación, de coordinación motora, que mostraban un retraso significativo.

Hogar Ortigosa no acepta niñas en esta condiciones, pero toda regla tiene su excepción, y las Madres del Sagrado Corazón de Jesús y de los Pobres, nos recibieron con amor.

Hoy, después de un tiempo, mi hermana y yo asistimos a una escuela especial de rehabilitación donde nos imparten una educación que nos permitirá enfrentarnos a la vida con mayores espectativas.

Sé que podemos aprender un oficio porque por ejemplo, tenemos conocimiento de computación y nos estan preparando para que, al salir de Ortigosa, podamos vivir dignamente.

Nosotras, que tuvimos tantas carencias, hemos ido adquiriendo bases morales cada vez más solidas y ahora el futuro se nos muestra promisorio.

Estoy consciente de que tengo un espacio que es mío, que soy una persona, que mi hermana se llama Lupita, y sobre todo , que yo tengo un nombre también: yo no soy una "Leticia", yo soy Juanita.

 
 
Testimonio 1
"Las Leticias" Un Milagro de Dios...
Testimonio 2
Una Isla de cariño...
Testimonio 3
Soy Una Triunfadora...
 
     
  Testimonio 2
Una Isla de cariño...
Testimonio 3
Soy Una Triunfadora...